JAIME I "El CONQUISTADOR" 1208-1276
Rey de Aragón y Conde de Barcelona.

Escrito por: P.Argenter Leído 41.154 veces.

Añadir nueva noticia






Jaime de Aragón y Montpellier, nació
el 2 de febrero de 1208 en Montpellier (Sur de Francia) en la baronía
del mismo nombre, propiedad de su madre, Doña Maria de Montpellier
y Comnema. Hijo del rey D. Pedro II de Aragón, Conde de Barcelona,
siempre estuvo marcado por la situación familiar que vivían
sus padres, como la que vivió de la política de su país.
Fue el conquistador de tres reinos: Mallorca (1229), Valencia (1241) y
Murcia (1266).


Si bien hay muchas leyendas alrededor de su persona,
contamos que su nacimiento fue todo un milagro y que siendo ya de muy
niño en 1213 se quedó huérfano de madre y luego de
padre, al ser derrotado éste en la Batalla de Muret (Sur de Francia)
el 13 de septiembre del mismo año, defendiendo a los cátaros
ante las tropas papales y asesinado por los templarios bajo las ordenes
de Simón de Montfort. Aunque siempre el matrimonio de Pedro y Maria
estuvo marcado por una grave crisis continua, Jaime guardó en su
memoria un grato recuerdo de ellos.



Anteriormente fue cerrado por Simón de Montfort
con sólo tres años de edad, en el castillo de Carcassone
(Sur de Francia) al ser utilizado por su padre como señal de paz
para que Montfort no invadiera sus territorios, a cambio de que el joven
infante recibiría de este caballero una educación y un matrimonio
pactado con Amicia de Montfort que nunca llegó a celebrarse. María
enfadadísima por la reacción de su marido al entregarle
a su hijo y heredero de la corona de esa manera, comenzó una gran
disputa que duró hasta la fecha de su muerte en Roma donde acudió
a visitar al Papa Inocencio III para que la ayudara a rescatar a su hijo
y para que paralizara el proceso de divorcio que Pedro II había
interpuesto en su contra. Una vez fallecidos sus padres, los reyes, Montfort
mantuvo en su castillo al joven rey como rehén. El Papa mandó
rescatar a Jaime y obligó al Conde de Montfort a liberarlo y entregarlo
a la nobleza catalana que lo reclamaban. Una vez reunidas las Cortes Catalanas
en Lérida, Jaime recibió muestras de fidelidad y los nobles,
gentilhombres y prelados, además de las ciudades catalanas y aragonesas
juraron delante de él lealtad y lo aceptaron como monarca. Por
entonces Jaime era un niño de corta edad, de tan solo cinco años.



Con
la muerte de su padre y después de haber estado retenido en Carcassone,
en manos de Montfort, Jaime tenía muy claro que quería mantener
unos intereses con los pueblos de los Pirineos y aunque la política
exterior y las relaciones con ellos eran totalmente tensos, con el tiempo
impondría su valía ante los pueblos y los estamentos.



Cercanos a él tenia tíos y familiares
que intentaron dirigir la corona.


Siendo muy joven se casó con Leonor de Castilla
y de Plantagenet-Inglaterra, hija del rey Alfonso VIII. Este matrimonio
nunca le motivó, nunca estuvo dispuesto a seguir casado con ella
por mucho más tiempo. De ella tuvo a su primogénito, Alfonso.
En 1229 la repudiaría por lazos familiares y pidió al Papa
la desunión de dicho matrimonio, infeliz y de difícil convivencia.
Esto provocó inseguridades entre las relaciones entre Castilla
y Aragón en los años venideros.



Necesitado de salir de la Corte y aprovechando una cena
hacia octubre de 1228 en casa del mercader Pere Martell en Tarragona,
Jaime I decide conquistar la isla de Mallorca, entonces
en manos de los sarracenos. Era un proyecto muy complicado y costoso.
Era la primera vez que Aragón iba a conquistar una isla en el mediterráneo
que durante casi cinco siglos perteneció a los musulmanes. Al mes
siguiente, se convocaron las Cortes de Barcelona y donde el rey expondría
su proyecto de conquista. En ellas los aragoneses no quisieron participar,
incluso llegaron a decirse que lo encontraron absurdo, cuando Aragón
necesitaba de más ayuda económica y asistencial que para
ir a la conquista de una isla en pleno mediterráneo. A Jaime I
(según los cronistas) no le importó mucho la resistencia
aragonesa, y se concentró en la ayuda tanto bélico como
económico de los pueblos catalanes y del norte de la Marca Hispánica,
en la que era dueño de Montpellier. Su primo el Conde del
Rossellón
aceptó acompañarlo y poner todo
tipo de recursos.



Los principales caballeros catalanes como los Montcada
y los arzobispos y obispos catalanes ayudaron también económicamente. Jaime I lo tomó como una cruzada más.



Poco tiempo antes de salir desde varios puertos de Tarragona
con rumbo a Mallorca, un grupo de aragoneses aceptaron la petición
del rey y éste prometió levantar de su cuenta una hueste
hacia ellos. Pero muy poco sabemos hoy en día de la participación
aragonesa sobre la isla de Mallorca, ya que en todos los escritos se halla
la participación catalana.



El
5 de septiembre de 1229 zarparon de varios puertos de
Tarragona, como Salou en dirección Mallorca. Resistieron batallas
y problemas meteorológicos hasta que el día 31 de
diciembre entró triunfalmente
en la ciudad de Palma, donde
residían la mayor parte de la colonia musulmana. Abu Yahia,
el rey sarraceno de la isla, se rindió ante los catalanes a cambió
de 1.000 libras y después de que el monarca cristiano lo rebajara
de 2.000.



El
repartimiento de la isla entre los más destacables caballeros y
la iglesia hizo que se creara una carta de Franquezas o de Poblamiento,
escrito en marzo de 1230.



Tardaron dos años en acabar con la colonia musulmana.
Los primeros colonos venidos a Mallorca provenían principalmente
del norte de Cataluña, zona actual de Andorra, Sur de Francia y
muy pocos venidos de Aragón.


Poco tiempo después llegaría la Conquista
de Valencia
. Antes se casaría con Jolanta d’Arpád-Hungria
y Courtenay
, hija de Andrés II de Hungría en 1235
después de un divorcio difícil. La nueva reina era una joven
de gran belleza, muy inteligente y muy dotada para las artes; interesada
en la política, en las costumbres y en la vida de la corte, se
hacia siempre acompañar por las grandes mentes.



En marzo de 1237 el rey ocupó y fortificó
el Monte de Santa Maria (a unos 15 kms de la ciudad de Valencia) después
que los sarracenos lo abandonaran. El rey Zayyan de Valencia, intentó
recuperar en agosto del mismo año tal monte. En poco tiempo después
de la resistencia por ambas partes, llegó las primeras batallas.
A mediados de 1238 el rey musulmán, Zayyan propone
un pacto de capitulación por la ciudad de Valencia, aceptándolo
Jaime I en contra de los grandes disgustos de los caballeros y gentilhombres
de su corona.

En 1240 Jaime I concede a la ciudad de Valencia un fuero inspirado en
el derecho romano, dándole independencia ante los otros territorios
de la Corona. Igual como ocurrió en Mallorca, creó una corona
y se tituló rey de Valencia. En 1256 finalizaría la sublevación
musulmana de Alazrac comenzada en 1254. Antes de la muerte del monarca
aragonés, se volverían a sublevar en 1271 pero con el apoyo
de Castilla, enemiga de Aragón.



En 1261 Jaime I convocó las
cortes en la ciudad de Valencia, en la que se declara totalmente
independiente el territorio valenciano, con titulo de reino
.
En contra de lo que sucedió en la conquista de Mallorca o Ibiza
por parte de Jaime I, la nobleza aragonesa fue principalmente la que ayudó
a su conquista. Éstos decidieron que esta conquista era una iniciativa
militar como respuesta a sus problemas económicos que arrastraban
desde hacía mucho tiempo.



Los catalanes principalmente se dedicaron a combatir
en la costa levantina. Al acabar las guerras y batallas, ambos, catalanes
y aragoneses querían imponer sus fueros, usos y costumbres. Para
acabar con esta polémica, Jaime I convocó las cortes y se
decidió interponer los deseos de Cataluña ante los de Aragón,
incluyendo la cultura.



Los aragoneses no contentos con ello interpelaron al
rey e impusieron la necesidad de introducir Valencia dentro de Aragón
y no dejarla independiente como era el deseo del monarca. Con todo ello
se conquistó Murcia.



En 1266 Jaime I cedería Murcia
a Alfonso X de Castilla mediante una entrevista en Alcaraz, quedando bajo
el poder del monarca castellano.


Tuvo
muchos hijos y dejó dos reyes en la familia, Pedro (III) Rey de Argón, Cataluña y Valencia y a Jaime (II) Rey de Mallorca, Señor-Barón de Montpellier, Conde del Rossellón,
de la Cerdaña, de Conflent, y muchos otros señoríos
que se le concedieron al morir su padre en su testamento. Estuvo casado
tres veces y tuvo más unas seis amantes.



En 1276, el 27 de julio algo enfermizo,
Jaime I fallece en Valencia cuando iba a partir hacia
Tarragona, donde proseguiría para descansar en el Monasterio de
Poblet. Su cuerpo descansa en dicho monasterio catalán como otros
reyes e Infantes de la Casa de Aragón.









Escrito por: P.Argenter Leído 41.154 veces.

comentar noticia