ALEJANDRO MAGNO
“El Conquistador de Oriente Medio”

Escrito por: P.Argenter Leído 68.322 veces.

Añadir nueva noticia






Biografía sobre uno de los guerreros más
famosos que ha dado la historia antigua y universal. Idolatrado por muchos
seguidores por su fascinante vida en el pasar de los tiempos, fue el creador
en vida, de una nueva época helénica. La Alejandrina y dio nombre a una gran ciudad: Alejandría.

Alejandro Magno, fue un gran estratega viviendo una breve vida que marcó
un antes y un después en la historia entre Oriente y Occidente.


Su nacimiento y su familia:

Alejandro III “El Grande” rey de Macedonia (estado soberano
independiente de Grecia), más conocido como Alejandro Magno, nació
en Pela, capital del reino de Macedonia (parte de la actual ex Yugoslavia,
al norte de Grecia) el día 21 de julio de 356 aC, en el seno de
la familia del rey Filipos II de Macedonia que ascendió al trono
macedonio tres años antes de su nacimiento y de Polixena de Epiro
(reino de los molosos, zona aproximada a la actual Albania e hija del
rey Neoptolomeo) y que con el tiempo cambió varias veces de nombre
y que ha pasado a la história como Olimpia, la madre de Alejandro
Magno.

Tuvo una hermana, Cleopatra, que nació dos años después
que él. También tuvo varios hermanos no reconocidos como
Filipos Arrideo, un hijo ilegitimo de su padre, uno de los muchos que
tuvo Filipos con varias amantes. Uno de los hermanos de Magno no reconocidos
por Filipos fue Tesalónice casada con Casandro que llegaría
ser rey de Macedonia.


Antes de morir, Filipos II se casó nuevamente
con Cleopatra, la hija del general Átalo que le dio un hijo legítimo.
Este matrimonio nunca fue muy bien aceptado y Alejandro llegó a
enfrentarse a su padre defendiendo el honor de su madre cuando fue repudiada
y cruelmente humillada, al concluir el rey, que su primera esposa le había
sido infiel con el Dios Zeús, de quien Olimpia decía que
era el padre de su hijo Alejandro. Olimpia dejó de ser su esposa
pero logró mantener el título de reina de Macedonia por
ser la madre de su legítimo hijo e inició un ciclo de conspiraciones
contra su ex marido.


La educación y el carácter de un
gran hombre:


El joven Alejandro fue educado con una esmerada educación de un
príncipe heredero, bajo las órdenes de un preceptor sin
igual, el famoso filósofo macedonio, Aristóteles (384-322
aC) hijo del médico del padre de Alejandro, que de joven fue educado
en Atenas, donde fue alumno de Isócrates y de Platón.


Puso mucho afán en estudiar: Matemáticas,
filosofía, política, historia, ética, literatura
(era conocida su faceta poética y que con la expansión territorial
que durante su vida creó, también expansionó la cultura
helénica), geografía, medicina y sus materias favoritas,
el arte de la guerra y el atletismo- en su tiempo de adolescente era conocido
por ser un gran atleta-. Quería seguir los pasos de las leyendas
de grandes héroes del mundo helénico como era seguir la
figura de su padre Filipo (Philippos). Según historiadores y escritores
de su época, Alejandro Magno tenía un carácter muy
fuerte, serio, ambicioso, testarudo, descarado, hábil y audaz;
quiso siempre imponer su voluntad sin dejarse dominar por conspiradores
y por la gente que no le quería. Además de ser un viajero
nato que amaba tanto las aventuras como a las mujeres y que por ello,
también era muy conocido. Hacia el 329 a C su carácter empieza
a cambiar considerablemente. Tal vez, llevado por el cansancio y el estrés;
el estar lejos de su patria, el estar siempre de guerra y conquistando
territorios sin pausa. Según los estudiosos sobre Alejandro Magno,
consideraron que fue entonces cuando empezó a sufrir problemas
de razonamiento que le llevaba incluso a estar siempre irritado o mismamente
a llegar a librarse de todo aquel que se interponía en su camino.


Alejandro Magno y sus esposas:

En el año 328 aC se casaría con la princesa Roxana –
hija de un príncipe bactriano, Oxiartes- aceptando y adoptando
también, costumbres sociales de Oriente medio. En el 325 aC aún
casado con Roxana, se casó con Barsina o Estatira, hija de Dario
en Susa (madre de su hijo Heracles) siguiendo con la costumbre de poligamia
de Persia e incluso dicen que se casó también con Estacón
Parysatis en el 324. Aunque se casará nuevamente, nunca renunció
a Roxana, quien al morir Alejandro, nacería su hijo póstumo,
el que sería Alejandro VI Aigos de Macedonia, que nació
en el 323 aC y que reinaría con su tío Filipos Arrideo hasta
la fecha de su muerte. Roxana y su hijo morirían asesinados en
el 310 por Casandro, usurpador al trono macedonio y cuñado de Magno.
Casandro era hijo de Antípatro (390-319 aC -general macedonio,
hombre de confianza de Filipos II y Alejandro Magno. Al marchar a Asia
en el 334, Magno le confió la regencia de su país). Este
personaje acabó con toda la estirpe del conquistador, incluso con
Heracles y su madre. También asesinó a dos hombres que se
declaraban ser hijos del gran macedonio.

Dicen que Alejandro Magno llegó a casarse con cuatro mujeres sin
esperar el fallecimiento de la anterior esposa.

Estudiosos de la figura de Alejandro Magno explican en sus libros que
además de ser heterosexual, él podría haber sentido
atracción por su propio género. (Este tema queda apartado
de esta biografía)-


El gran soldado:

A los doce años participó en su primer combate junto al
río Gránico

En el año 340 aC estaba ya deseoso de convertirse en heredero legal
de su padre al trono de Macedonia. Filipo se pasaba gran parte de su vida
en campañas y ya necesitaba dejar la regencia de Macedonia en manos
de su hijo. Alejandro muy ilusionado acepta un pacto de regencia otorgado
por su padre en Corintio a la edad temprana de 14 años. En el 338aC
Alejandro Magno participó en la victoria de Queronea, llevando
a cabo la dirección del gobierno de la caballería macedonica.

A los veinte años de edad, Alejandro Magno quedó huérfano
de padre, al ser asesinado en el año 336 aC. Por aquel entonces,
subió al trono Darío III Codomano de Persia, que le arrebató
sus derechos al trono, proclamándose rey de Macedonia por lo que
llegó ser uno de los principales enemigos de Alejandro. Poco tiempo
después se hace con el poder de su país y dedicará
sus primeros años a demostrar e imponer su autoridad.

En el 335 aC Magno hizo campaña hacia el norte hasta el río
Danubio y regresaría a Grecia donde volvían a crearse algunas
revueltas por parte de algunas tierras griegas sometidas a Macedonia por
las que a causa de la muerte de Filipo y la falta de Alejandro por estar
de campaña quisieron independizarse del poder macedonio.

Con el tiempo, Alejandro también arrasaría y conquistaría
Tebas durante la campaña contra los estados griegos sublevados,
demostrando su gran poder militar. Una vez apagadas las sublevaciones,
Alejandro se hace nombrar –General de los griegos.

Al año siguiente, en el 334, el gran Alejandro- siguiendo los pasos
de su padre hacia el imperio persa- vencería al ejército
de los sátrapas persas en el Granico, atravesando su río
con la ayuda de 5.000 soldados de la caballería y 30.000 soldados
de infantería, ganando así territorios hasta donde nunca
había llegado un rey occidental. Mitídrates - yerno de Daríos-
y su hermano Toesaces combatieron en contra de Alejandro y de su poderoso
ejército. Ambos murieron a manos de Alejandro al intentar herir
al general macedonio. La batalla acabó por ser una encarnizada
matanza en la que ganaron los macedonios.

Alejandro Magno continuó con sus tropas dirigiéndose hacia
Issos, donde ganó la batalla y continuó conquistando la
costa mediterránea.

Posteriormente se apoderó de las ciudades griegas de la costa y
organizó los territorios conquistados. Un año después,
en el 333 acabaría con las rebeliones que comenzaron a la muerte
de su padre. Posteriormente en Corintio se le concedería el título
de general en jefe de las tropas de la Liga cuando estaban a punto de
partir hacia Asia. Con la ayuda de 50.000 hombres desembarcó en
las costas de Asia Menor, cruzando la actual Turquía, a la edad
de veintidós años de edad.

Durante ese mismo año, visitaría Gordion y Ancira y continuó
viaje hasta Siria. En Gordion viajó para cumplir con una leyenda:
“Desatar el nudo del yugo del carro del rey Midas” y con ello
conseguiría ser el dueño de Asia. Parece ser que lo logró
y la leyenda de Alejandro Magno empezaría a nacer. En noviembre
participó en la batalla de Isos (griegos contra persas) donde derrotaría
a Dario III Codomano de Persia.


En el 332 sitiaría Tiro y Gaza, la capital de
los filisteos y continuó haciéndose con el poder conquistando
Susa y Persépolis, acabando por tener bajo su poder todo el imperio
persa. La idea de Alejandro era unificar el territorio persa con la griega
y macedónica, y así unificando un mismo ejército,
organizando así mismo, las famosas “Bodas de Oriente y Occidente”
en la que haría casar soldados griegos con mujeres persas. Seguiría
camino hacia Egipto, un lugar muy soñado por Alejandro Magno. Tenía
un gran deseo de conquistarla. Una vez conquistada la tierra de los faraones,
en solo cuatro meses, el macedonio prosiguió camino hasta un delta
muy fértil a la parte occidental del norte de Egipto. Una vez instalado
en el año 331 aC en aquel lugar la nombraría Alexandropolis
(la ciudad de Alejandro) o Alejandría. Era un lugar hermoso y en
ella construiría una nueva Atenas, aún más maravillosa
y más importante que la metrópolis griega.

En Alejandria, Magno mandaría edificar un templo dedicado al dios
Zeús-Amón (en un oasis llamado “Siwa”) y en
él hizo que le se reconociera como hijo de ese dios, así
como siempre se había considerado desde su cuna, al estar su madre
Olimpia, segura de que Zeús le había fecundado a su hijo
Alejandro. Poco tiempo después se encaminó hacia Mesopotamia,
aún debia ajusticiar a Dario de Persia.

A mediados del año, en Mesopotamia atravesaría los ríos
Eufrates y Tigris. Seguiría el famoso enfrentamiento contra el
inmenso ejército del rey Darío de Persia en Gaugamela, que
acabaría con el asesinato del monarca persa a manos de Besso y
de sus oficiales, en Patria, durante el mes de julio cuando Darío
huía de él. Así Alejandro se proclamó sucesor
de Dario en el trono macedónico. Siguió camino y conquistó
Babilonia y Susiana. Entró dentro del territorio persa conquistando
Media y Partia. Siguió luchando contra todos los que se estaban
en su contra, con diferentes pueblos y creencias hasta que llegó
a Persépolis a principio del 330 donde Alejandro destruye la ciudad,
incendiándola. y luego siguió hacia el mar Caspio, conquistando
Hircania y la Aria y hace caer al pueblo de los nardos.

En el 329 aC empezaría la Primera Guerra contra Afganistán
y Bessos; después de unos meses proseguiría la Segunda Guerra
contra Afganistán al año siguiente.

Ya cansado y después de tantas batallas decide seguir expansionando
sus posesiones hasta la India, hacia donde prosigue su camino.


En el 327 Alejandro Magno vive “La Conjura de los
Pajes” ejecutando a varios compañeros de su propio séquito
macedónio y griego, como a su hermano Clito o a Filotas Calistenes
hijo de Parmenión y sobrino del pensador griego Aristóteles,
que se conjuraron en contra de Magno al unirse un grupo de hombres dirigido
por el mismo Filotas; este hecho provocó que fueran juzgados y
asesinados por alta traición. Poco tiempo después el macedonio
empezó ser abandonado por miembros de su gran ejército.
Aún así prosiguió camino hacia la India para expandir
su poder por la rica Asia. En la India derrotó a un príncipe
indio llamado Poros (un poderoso jefe local) en Hispades pero al final
para que el macedonio no se quedara con la totalidad del poder de su país,
pidió al gran Alejandro ser su vasallo, un hecho que fue aceptado
por Magno. En el 326 construyó una gran flota para comenzar el
trayecto para regresar a su país capitaneada por Nearco, un cretense
amigo de Alejandro y siguió luchando durante el camino conquistando
ciudades y poblaciones. Aquí comenzó el final de su trayectoria.
Empezaba a decaer. . En el 325 está en Persia y reorganiza algunas
medidas destinadas tanto para la clase alta como para los persas de a
pie. Magno desea instalar la capital de su imperio en Babilonia, un lugar
por el que se sentía muy atraído. En el 324 muere uno de
sus mejores amigos, Ecbatana de Hefestión.


La muerte de un guerrero de leyenda:

El triste final de Alejandro Magno llegaría el día 13 de
junio del 323 aC, cuando muere en Babilonia por la picada de un mosquito
que le contagió de Paludismo unos días antes durante una
fiesta. Cuando regresaba de su expedición al valle del Indo (próximo
al Himalaya), cayó gravemente enfermo con fiebre alta; pocas horas
después moriría.

Su cuerpo sin vida fue trasladado en una gran carroza hasta Alejandría
(Egipto) donde fue enterrado con todos los honores de un gran rey. Desde
el año 333 aC hasta la fecha de su fallecimiento, pasaron diez
años en que no pudo pisar su tierra natal, siempre de campaña.
En Macedonia le sucedió en el trono Filipos Arrideo, un hijo ilegitimo
de su padre y que reinó hasta el año 317 con la ayuda de
su sobrino Alejandro IV. Fue asesinado por su cuñada Olimpia, madre
de Alejandro Magno. En el poder le sucedieron sus generales: Seleuc, Antígon,
Ptolomeu, Casandro y Lisímac.

En vida llegó a crear unas 70 ciudades, destacando su favorita,
Alejandría; unificaría la moneda y el comercio y abriría
nuevas rutas y carreteras; crearía canales para el riego de la
agricultura de su imperio y extendió sus territorios hacia Oriente,
creando un gran imperio poderoso.


La autora de la novela biográfica “Alejandro
Magno” que ha sido llevada al cine recientemente por Oliver Stone,
es la inglesa Mary Renault (1905-83)– una helenista que se consideró
experta en este personaje-


La leyenda de su caballo Bucéfalo:

Según la leyenda del caballo de Alejandro Magno, éste era
descendiente de un dromedario y un elefante, algo prácticamente
insólito. Desde pequeño intentó domarlo para posteriormente
poder viajar con él por tierras lejanas.




BIBLIOGRAFÍA PARA SABER MAS:

Hay muchísimas obras dedicadas a este personaje pero solo remarcaremos
algunas obras de interés-


OBRA AUTOR

Alejandro Magno, de Grecia a Oriente- Pierre Briant para Aguilar Universal

Alejandro Magno- Roger Caratini-editado en español para Círculo
de Lectores

La Conquista de Alejandro Magno- Steven Presfield

El genio de Alejandro Magno- Nicholas Hammond

Alejandro Magno, el destino de un mito- Claude Mossé

Alejandro- Klaus Mann

Alejandro el Grande U. Wilken





Escrito por: P.Argenter Leído 68.322 veces.

comentar noticia